CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

03/11/2020

Moda Internacional

La moda se politiza: el boom del merchandising

El merchandising político es habitual en Estados Unidos, y ahora que las firmas de moda se atreven a posicionarse, la moda toma partido

El merchandising se ha hecho con la moda, como hemos podido ver con iconos de la industria musical como Beyoncé, Ariana Grande, Dua Lipa y Rosalía. Ahora se cuela también en el espectro político, donde accesorios como la ya mítica gorra de Donald Trump, que reza Make America Great Again, dejan claro que la política americana ha encontrado en la moda a una aliada capaz de convertir a cada votante en una pancarta publicitaria. Según Brad Parscale, jefe de prensa de Donald Trump, la gorra MAGA logro 45 millones de dólares de beneficios y fue más tarde reinterpretada por Public School con un mensaje totalmente opuesto al del presidente.

Este diseño pasó a formar parte de la exposición ‘Power Mode: The Force of Fashion’, del Fashion Institute of Technology, y la famosa gorra ha llegado a convertirse en un símbolo de poder, un concepto totalmente difuso. “Hablamos y escribimos sobre el poder en innumerables situaciones, y solemos saber lo que queremos decir… Sin embargo, no hay un acuerdo sobre cómo definirlo, cómo estudiarlo, si puede medirse y cómo hacerlo”, explica el sociólogo y teorista político Steven Lukes.

Alexandria Ocasio-Cortez cuenta con su propia línea de merchandising, que ha sido creada en su totalidad en América. Tazas, tote bags, sudaderas y camisetas forman parte de unas propuestas que los seguidores demócratas lucen con orgullo. Las polémicas políticas, a su vez, se convierten en el estampado perfecto de los nuevos diseños, que han encontrado en la moda el lugar perfecto para la sátira. En Etsy encontramos innumerables creaciones que se mofan de la ridícula cifra de impuestos que pagó Trump. En la carrera hacia la presidencia, su equipo ha lanzado un libro para colorear que para los opositores resulta jocoso, pero para sus seguidores ensalza al presidente y lo convierte en un héroe, pues aparece en su portada convertido en todo un Superman. Por su parte, Joe Biden ha lanzado un gel desinfectante en el que expone su plan de salud.

Kanye West, a quien Jennifer Aniston se ha esforzado en pedir a sus millones de seguidores que no le voten, cuenta con sus propias gorras que, más allá del universo político, resultan atractivas por formar parte de su negocio de moda, en el que encontrar un accesorio de menos de 50 euros parecía -hasta ahora- impensable. Ya hemos visto a Kourtney Kardashian posar con la gorra, que sin duda veremos lucir a algunas influencers (esta semana ya hemos visto a varias recibir el accesorio). No hemos de olvidar que el propio rapero ha lucido la famosa gorra MAGA con orgullo.

En definitiva, mientras el mundo de la moda y las celebridades se esfuerzan por lanzar productos y mensajes que inviten al mundo a votar, la política, por su parte, hace lo propio para dejar claro que el merchandising es una poderosa arma para llegar a más gente. Aunque en ocasiones quien se haga con un producto lo haga en un alarde kitsch o jocoso, los beneficios -de hacerse la compra por una vía oficial- se destinarán a apoyar la campaña política del partido del diseño, por lo que quien sale ganando finalmente no es el humor, sino la política.

FUENTE:

https://www.vanitatis.elconfidencial.com/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *