CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

24/07/2020

Moda

Victoria Damiani y Caro Criado

Empresarias y mamás en tiempos de Covid-19. Una nota exclusiva con dos mujeres que marcan tendencia.

Son dos de las empresarias de la moda más exitosas de nuestro país. Caro Criado y Victoria Damiani lograron cada una por su cuenta crear dos potentes marcas que son referentes en el mercado nacional. Caro —con su marca homónima— y Victoria con VDamiani, se vieron forzadas a repensar la estrategia de negocio de sus empresas, ya que debido a la pandemia debieron cerrar sus locales y buscar nuevas alternativas para subsistir. Sin dudas, uno de los principales desafíos estuvo en sus hgares, con sus familias. Caro es madre de Ramón (4), y Victoria de Baltazar (7), León (4) e Indiana (9 meses). Ambas trasladaron sus trabajos a sus casas, y allí descubrieron que la crisis se convirtió también en una oportunidad como madres.

—¿Cómo afrontaron la crisis por el Covid?

Caro: Desde el primer momento cerramos todos los lo- cales. Nos concentramos en darle foco a la web, generando estrategias de comunicación y marketing dedicadas a nuestras clientas. Creamos nuevos contenidos para redes socia- les, y todo lo que se comunica es el resultado de las reuniones virtuales diarias con el equipo.

Foto: Pablo Kreimbhul

Victoria: Creo que más que afrontarla, la sufrimos. Fue un momento de mucha in- certidumbre que nos llevó a realizar cambios radicales en la estructura. Gracias a que teníamos un canal web fuerte, pudimos mantenernos a flote. Tuvimos que cerrar los tres locales, mandar el 99% del equipo al seguro de paro y apunta- lar la plataforma web generan- do contenido permanente para las redes. Popi, mi hermana del alma, se puso también la empresa al hombro, creando mucho material y dándolo to-

do. También Martín, mi marido, que es el pilar de la empresa en el momento de tomar decisiones, fue quien nos organizó e incentivó. Tuvimos que volver a nuestros orígenes: ser las modelos de la marca, hacer las fotos, los envíos a domicilio, etc. Tener a Popi y Martín en mi equipo me aliviana muchísimo en lo laboral, y puedo dedicarle esas horas a mis hijos que están en una etapa de mucha demanda, y como madre tengo que estar presente acompañándolos.

—¿Cómo lo tomaron las clientas de la marca?

C: Las clientas respondieron muy bien, se vendió mucho. Ya teníamos el canal desarrollado, y con esta situación, se vendió vía web más del pro- medio, el canal funcionó muy bien.

V: La verdad que superó nuestras expectativas. Nos demostró que las clientas son muy fieles a la marca y eso nos emociona mucho. Sentimos un gran apoyo y recibimos mucho cariño.

—¿Creen que es un antes y un después en la industria de la moda?

C: Sí. Se aceleraron los pro- cesos de venta online y esto va a hacer que la gente de ahora en más utilice con más frecuen- cia esta modalidad. Hoy,
la experiencia de compra tiene que estar en la web, el foco de las marcas
va a estar ahí. Para todas las empresas esto fue un gran cambio, porque a la hora de elegir el personal, posiblemente la selección sea diferente. Estábamos acostumbrados al trabajo con muchas horas en las tiendas, y ahora aprendimos que se puede trabajar menos horas, con menos personal y se vende lo mismo. Todos vamos a tener que readecuarnos a esta situación.
—V: Sin duda va a generar un cambio en el mundo del retail. Tendremos que esperar un poco para ver cuánto modifica el esquema de nuestro negocio, aún es muy pronto para percibir el cambio permanente que pueda generar.

¿Cómo vivieron esta etapa a nivel personal?

C: Desde el principio lo que hice fue ordenarme, marcarme una rutina tal cual tenía antes, pero en este caso, trabajando desde mi casa. Me levantaba, ordenaba la casa, y luego comenzaba a trabajar. Por otra parte, hice 30 minutos o una hora de gimnasia por día, para distraer la cabeza. Saqué muchas cosas positivas, entre ellas, priorizar la familia. Yo era “workaholic” y ahora me doy cuenta que si me propongo puedo trabajar desde casa y es- tar más tiempo con la familia. Se puede, es cuestión de acostumbrarse.

V: Fue un momento de muchos cambios, y eso genera ansiedad, y por momentos, miedos. Pero creo que de algún modo vamos a salir más fortale- cidos y nos vamos a dar cuenta que lo único constante son los cambios. Fue un momento de mucho más trabajo, más sacrificio, más horas de dedicación y menos horas de sueño tanto en lo familiar como en lo laboral.

—Caro, Ramón es hijo único, ¿cómo se organizaron para entretenerlo y enseñarle sin dejar de trabajar?

—Ramón lo vivió bien. Tiene padres trabajadores y nos disfrutó mucho en casa. ¡Sospecho que no quiere volver al cole! Como mamá me organicé muy bien. Con mi marido nos turnamos para cuidarlo en las horas libres de trabajo. Desde que nació yo trabajo a full, a la semana ya estaba trabajando. Esto fue un parate para pensar qué es lo que realmente queremos. A veces con el trajín del trabajo te vas perdiendo muchas cosas. Al estar en casa, disfruté mucho más de él. Es complejo volver ahora a trabajar.

—Victoria, ¿cómo se organizó con Indiana que es una
beba todavía?

—Indiana es una bebita que se porta muy bien. Con la experiencia de ser
madre por tercera vez, es más sencillo, y por otro lado, cuando estás al frente de una empresa, nunca te podés distanciar del todo del trabajo. La vida es un equilibrio y la clave es intentar buscarlo.

—¿Sintió miedo en algún momento?

—Sí, fue como estar en una montaña rusa, pero está bueno sentir a veces eso, tiene sus frutos, porque en las crisis se generan muchas cosas también que te sacan de la “zona de confort”, y que al final te fortalecen.

—¿Qué aprendizaje les deja esta pandemia tanto a nivel laboral como personal?

C: Me dejó muchos aprendizajes, disfrutar más de la familia, y que si bien el trabajo es muy importante, la vida no va solo por ahí, sino que también hay que buscar la felicidad en los seres queridos.

V: Que lo único constante son los cambios. Valorar mucho tener salud y haber estado con mi familia. Y por más que no parezca, estos son momentos de oportunidades personales y laborales que hay que saber decodificar y sacarles fruto.

Texto: Victoria Rapetti

Fotos: Pablo Kreimbuhl.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *