CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

29/06/2020

Actualidad

Ticky, la instructora de Yoga del momento

Es todo un fenómeno en nuestro país. Seguida por miles de personas y la preferida de las famosas.

El yoga cambió su vida y ella se encargó de compartir su experiencia personal sin imaginar que su conocimiento llegaría tan lejos. Ticky es profesora de yoga, fundadora del estudio Ticky Yoga en Carrasco y una de las influencers de wellness y espiritualidad con más presencia en Uruguay. 

Al igual que a muchas personas, el Yoga me cambió la vida y la forma de ver y relacionarme con el mundo. Luego de muchos años de búsqueda, caminos y experiencias que me conectaron conmigo misma descubrí que mi misión era ayuda a las personas a conectar con ellos mismos…”, dice Ticky en una entrevista exclusiva de CARAS Uruguay.

Su sabiduría hizo que muchas mujeres referentes del mundo del espectáculo se volcaran a sus clases; Claudia Fernández, Meri Deal, Lucía Saravia, Valentina Barrios, Vic Damiani y Sole Ramírez, entre otras la siguen y recomiendan. La clave para conquistarlas parece ser muy simple: ser transparente y fiel a sí misma.

Bajé el yoga a la vida moderna. Creo que lo espiritual y lo material pueden coexistir perfectamente. Así soy y así me muestro, y ellas se sienten cómodas con lo que transmito. Sin dudas uno de mis principales desafíos es encontrar el equilibrio entre lo material y lo espiritual”, dice y agrega con convicción: “No trabajamos de una forma especial con las influencers. A ellas le pasa lo mismo que al resto, necesitan un espacio donde sentirse a gusto. El yoga es mi estilo de vida, y eso es algo que me gusta compartir en mis clases. Hay gente que conecta, que siente amor real en lo que comunico. Estamos en un mundo donde hay necesidad de revalorizar lo genuino, lo real. Todas las personas – incluidas las famosas – buscan conectar con lo que creemos verdadero”, sostiene.

El pasado 21 de junio con motivo del Día Mundial de Yoga propuso celebrar con toda su comunidad, ofreciendo una experiencia abierta y gratuita a través de zoom. El evento resultó todo un éxito, reforzando aún más el alcance de la energía de esta joven que no deja de sorprender y sorprenderse. Se anotaron una 500 personas, y participaron más de 300.

EL YOGA EN EL AISLAMIENTO

Mucha gente se acercó al mundo del yoga a raíz de la cuarentena por el Civid-19, convirtiéndose casi en una tabla de salvación en momentos de incertidumbre.

¿Cuál fue el rol del yoga en este tiempo de pandemia?

– Nosotros cerramos el estudio ni bien tuvimos en Uruguay el primer caso positivo por coronavirus. En ese momento comenzamos a dar clases por Zoom. Todo era nuevo, fue un gran trabajo de educación para todos. Al principio la gente estaba triste por no poder ir al estudio, había estrés y ansiedad por el aislamiento. Comenzaron a notar que la practica de yoga a través de la pantalla era lo único que los sostenía en su día para centrarse y ordenarse internamente. Fue muy emocionante porque llegamos a ser 60, o 70 personas trabajando juntos. En yoga trabajamos en las emociones, y yo como profesora  tuve un desafío enorme porque debí conectar con cada uno de ellos a través de una pantalla, sin algunos recursos a los que apelo de forma presencial, como son la estimulación de los sentidos a través de la música, las luces, los aromas, etc. 

¿Cómo fue la modalidad?

Al principio la idea fue sostener a “la tribu”, me focalicé en mis alumnos. Agregué más clases, y para ellos estuvo bueno porque empezaron a practicarlo con más frecuencia, mejoraron mucho. Luego comencé a abrir las practicas a gente de afuera.

 ¿YOGA ES MODA?

De un tiempo a esta parte las redes sociales mostraron una gran proliferación de contenidos relativos al yoga, algo que para muchos es considerado una moda.

“La inclinación hacia el yoga es tendencia mundial, y sin dudas la cuarentena hizo que se incremente: hay aún más necesidad de cuidarnos. Es posible que mucha gente conecte porque “está de moda”, muchos famosos lo practican, y eso ha acercado a mucha gente, pero cuando la moda no tiene de dónde sostenerse se cae. 

Por el contrario cuando la gente comienza a practicar y conocer el yoga ya no lo quieren dejar. Descubren que su mente ya no está “corriendo de un lado para otro”, y que se logra un estado de paz. La practica de yoga no es solo una moda porque tiene de dónde sostenerse”, concluye Ticky.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *