CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

23/11/2019

Diego Delgrossi: «Gracias al humor conquisté a mi esposa»

El humorista abrió las puertas de su casa. Lee la nota completa acá.

Quizás todo el mundo sepa que es uno de los comediantes y acto- res más importantes de nuestro país. Y que es un apasionado docente de historia. CARAS visitó a Diego Delgrossi (47) en su hermosa casa donde posó con sus perros, Hachi y Panzer, y descubrió otras facetas, como por ejemplo, que es un gran coleccionista, que se siente bendecido por ser papá, y que junto a su esposa, Ma- ría Inés Garibaldi Saravia, se preocupan día a día por ser mejores padres de sus mellizos, José Aparicio(11) y Luis Felipe (11). No tiene miedo en decir que le gustaría hacer política, y que desde su “humilde” lugar inten- ta a diario lograr que el mundo sea mejor.

—Su espectáculo “Nos vemos en las urnas” es un éxito y está hacien- do gira por el interior, ¿cuál cree es la clave de tan buena recepción?

—Primero, los libretos de Fernando Schmidt son una garantía. Segundo, es un Stand Up actual, que se aggiorna cada semana según los devenires políticos. Tercero, el público del interior del país ya me conoce y sabe que nos divertimos mucho juntos. Te reci- ben de maravilla y ya tengo mucha gente amiga que sigue mis shows a lo largo del tiempo.

—Después de 6 años en “Consentidas”, decidió dejar el programa, ¿qué es lo mejor que se lleva de esa experiencia?

—Gratificantes vivencias, aprendizajes y una perspectiva nueva sobre el desempeño femenino en los medios, ya que desde mis compañeras de elenco hasta las productoras, asistentes y Directora General de Vitamina Producciones, María Estela Moreno, son mayoría casi absoluta de damas. Emparejábamos un poco con mis compañeros técnicos. En su totalidad el equipo hace que el producto salga cada vez mejor y eso da orgullo.

—Además es docente de historia y da clases particulares a grupos de adultos. ¿De qué se trata? ¿Hay interés de los adultos de aprender más?

—La Historia como ciencia social despierta pasiones, interrogantes e incentiva a escudriñar en sus rinco- nes. Esa pasión, que se ha visto reflejada en Hollywood desde siempre y en la literatura mucho tiempo antes, ha llevado a mucha gente que habitualmente se reúne por lazos de amistad o profesionales a contratar mis servicios como docente para dialogar de manera informal sobre determinados te- mas históricos a elección de los “alumnos”. Algo así como “Historia a la carta”. Lo mismo hago con grupos de viaje que desean saber algo más rela- cionado a la historia de los lugares que visitarán.

—En su casa se puede ver que es un gran coleccionista. ¿De dónde viene esa pasión? ¿Hay algún objeto que sea más especial por la historia que encierra?

—Pasión heredada de mis primos mayores. Ver sus colecciones de autitos, sellos, llaveros, comics, etcétera. Cuando yo era pequeño significaba descubrir un mundo nuevo con cada objeto.Tengo un uniforme completo de la Segunda Guerra Mundial, que adquirí en Barcelona. Sólo de pensar que un ser humano fue a la guerra con el mismo, me genera intriga, admiración y mucho respeto.

—Siempre está de traje, ¿se consi- dera un hombre coqueto?

—(Risas) Coqueto no sé, lo que sí trato es de estar “presentable”, ¡por- que “feo y mal vestido” ya sería un abuso! El traje fue una solución como la túnica para la escuela. Fue mi uniforme desde que comencé en 1991 a realizar actuaciones privadas. Por un lado, no había dinero para adquirir ropa sport, y por el otro, soy de una generación que vio a sus humoristas de referencia vestidos de manera for- mal. Con el tiempo y sin quererlo se convirtió en estilo y hoy tengo algún que otro traje para toda ocasión.

—¿Cómo es ser papá de mellizos y en una pre-adolescencia? ¿A alguno lo ve siguiendo sus pasos?

—Una bendición, no sin dolores de cabeza incluidos. Sin mi esposa no hubiese podido con el desafío. Como pre-adolescentes que son ya están con los “síntomas” (risas). Tratamos de llevarlo lo mejor posible, respetando sus cambios, reglas, diálogo y entorno. Siempre existe el temor de equivocar- te como padre, pero eso no puede de- jarte inmóvil, sino que tiene que ser un incentivo a mejorar como seres humanos. Sus vocaciones aún no es- tán claras como casi todo pre-adoles- cente.

—¿El humor le sirvió para conquistar a su esposa?

—¡Sí! De hecho nos conocimos por- que en su trabajo se casaba una de sus compañeras y me contrataron para la despedida de soltera. ¡Por suerte no sólo contratan stripers! (Risas).

—Y en situaciones difíciles, ¿el humor sana?

—Cuando no sana ayuda a sobrellevar el momento más
complejo. Para algunos es el “remedio infalible”, como decían las “Selecciones” de Readers Digest; para otros, es el placebo ideal que logra reducir lo difícil y que lo malo dañe menos.

_ En su tiempo libre milita por el Partido Colorado, ¿le gustaría dedicarse a la política si se lo propusieran?

—Todo militante hace política en mayor o menor medida. Como ciudadano, de ser llama- do a ocupar algún lugar en la administración de la República sería un honor que evaluaría aceptar acorde a mi capacidad y al desafío que se plantee.

—En su twitter puso esta frase “Cambiar el mundo es difícil, no intentarlo es frustrante”, ¿de qué forma usted contribuye a diario con esta premisa?

-Es una frase que saqué del Twitter de un efectivo de la Guardia Civil Espa- ñola. Como docente, el intento es con- tribuir a un cambio positivo, razonar de forma crítica y cuestionar. En mi faceta artística de comediante, pensar con humor, al estilo de mis maestros de “Telecataplum!”. Y algo más a mano, pero con mayor esfuerzo, cuando ya no esté, haberle dejado a la vida, hijos con una educación basada en valores am- plios de respeto y fraternidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *