CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

Edición Caras Uruguay, diciembre 2018.
15/02/2019

«Ella es mi mejor amiga y consejera»

Meri Deal posó por primera vez junto a Mariana, su mamá. Entra a la nota para saber todo sobre esta increíble relación madre e hija.

La dulzura de Meri Deal(22) tenía una explicación. Su paz, su seguridad y sus valores se hacen evidentes al conocer a su mamá. Por primera vez, la cantante de Toco para Vos presentó a un medio una pieza clave de su familia. “Estaba un poco nerviosa, pero la pasamos muy bien”, dice en exclusiva a CARAS Mariana Herrán (53). Son las únicas mujeres de una familia donde los hombres son mayoría, y tal vez, ésta ha sido la clave para ser tan unidas. “Soy la menor de tres hermanos —Juan (27) y Pedro(24) — compartimos todo, somos cóm- plices, tenemos los mismos gustos, com- partimos hasta la ropa”, dice Meri mientras su mamá la observa con amor, cautela y admiración. Como su principal apoyo, Mariana es un pilar fundamental tanto en la carrera co- mo cantante como en la vida. Recientemente,Meri terminó un noviazgo que duró 5 años, y su ma- má fue una de sus principales conse- jeras. Frescas, divertidas y, por momentos emocionadas, Meri y Maria- na realizaron su primera sesión de fotos y se animaron a hablar de todo lo que las une, sus sueños y proyectos.

—¿Cómo es la relación madre e hija?

Meri:— Tenemos la mejor relación madre e hija y toda la confianza del mundo. Hay total compañerismo, compartimos absolutamente todos los gustos. Nos divertimos juntas, le cuento todo y me acompaña en todo. Nos llevamos muy bien. Es muy raro que surja una pelea entre nosotras. Siempre estamos en sintonía. Somos muy amigas.

Mariana:— Somos súper confiden- tes. Siempre hay que mantener la re- lación madre e hija, pero somos muy amigas y nos apoyamos.

—¿Qué papel tuvo su madre en sucarrera?

Meri:—Lo resumo con lo que me pasó la primera vez que me dijeron que tenía que salir 20 días de gira a Argentina. Yo tenía 18 años recién cumplidos. Con mi familia toda la vida pasábamos el verano en Cabo Polonio, era la primera vez que no iba a poder ir. La casa estaba alquilada, se iban todos menos yo. Ahí mamá me dijo: “yo te acompaño”. Yo no era consciente de lo que iba a vivir en una gira, lejos de todos, trabajando a full. Lo primero que me salió decirle es que no vaya, que no se pierda el verano en el Cabo, pero ella insistió. Se pasó todo el verano conmigo en Mar del Plata, y ahí me di cuenta por qué lo había hecho. ¡Fue tan importante estar con ella en ese momento! ¡Fue tan nece- saria su compañía! Tocábamos en boliches, los chicos dormían hasta tardísimo y yo me levantaba temprano y salía a caminar con mamá. Almorzábamos juntas la comida que nos gusta, íbamos a la playa, etc. Pude seguir con algunas rutinas normales del verano. Se levantaba de noche para ir a vernos tocar.

Mariana:—Yo estaba divertidísima, ¡vi cientos de amaneceres, ya me los había olvidado!

—Mariana, ¿cómo vivió usted como madre el despegue artístico de su hija?

—Como madre me pareció súper importante apoyarla. Creo que hay que estar presente, hay que contener, interactuar. Yo estoy para ella.

Meri:—Creo que nunca te lo dije mamá(dice mirándola a los ojos) pero ella sabe lo importante que es mi carrera para mí y todo lo exigente que es. Cada vez que necesito algo, sin pensarlo me lo da. En las giras recorrimos cientos de kilómetros en una van; de noche, cuando yo tenía frío, se sacaba el saco para abrigarme; si yo tenía sueño, me recostaba contra su pecho para que durmiera aunque ella estuviese incómoda.Todo de su parte es generosidad, lo que más le importaba era que yo estuviera feliz y que disfrutara los shows. Mamá tiene 53 años y jamás se quejó por estar cansada en una gira.

—¿Era la única integrante de la banda que viajaba con alguien de su familia?

Meri:—Sí. Se priorizó que yo viaje acompañada por ser la única mujer de la banda. Los chicos son ocho amigos, se acompañaban mucho entre ellos. Hoy hago las giras sola, pero en ese entonces, fue muy importante. Los chicos la adoran, la agregaron al grupo de Whatsapp (risas).

Mariana:—Con los chicos me di- vierto mucho. Los acompañaba mu- cho, trataba de ayudarlos a ordenarse. Fue todo tan rápido, muy de golpe. Traté de contener sin inva- dir.

—Siempre están rodeadas de varones, tanto en la banda como en familia, ¿eso las une aún más?

Meri:—Sí obvio. Acompañar a mamá a hacer sus vueltas es algo que siempre me encantó. Mis hermanos son muy compañeros también, pero con mamá salimos mucho a caminar, a comer, cocinamos juntas. Tenemos la misma energía, nos encanta estar en movimiento. Nos apoyamos. Mi mamá es mi mejor consejera. Somos cómplices en todo. Compartimos hasta la ropa, más que nada yo uso la ropa de ella.

—¿Hay algún consejo que la haya

guiado en algún momento impor- tante de su vida?

—¡Sí, claro! Algo que me enseñó es que hay que tener pensamientos positivos, que hay que creer en lo que uno hace y creer en las cosas buenas para que pasen. Yo a diferencia de mamá soy extremadamente sensible, mamá es más fuerte, entonces cuando estoy un poco triste, ella en dos minutos me hace cambiar de parecer.

—¿La familia que construyeron sus padres es el modelo que le gustaría seguir?

Meri:—¡Sí, claro! Siempre lo que más agradezco es mi familia, por lo tanto es lo que quiero para mí. Tenemos muy buena relación, nos queremos a muerte, somos generosos entre nosotros.

Mariana — Jamás se pelearon, ni de niños. Desde chicos vivieron muy libres, en El Pinar, frente al mar, jugando con los animales, haciendo y haciendo huertas.

—¿Mariana cómo imagina el día que Meri se vaya de casa?

—Imagino que va a ser feliz. Le daré su espacio y la iré a visitar.

Meri:— ¡Se muere! (risas). Por aho- ra no está en mis planes. Me gusta el ruido y la compañía.

—Estuvo de novia 5 años y recien- temente se separó. ¿Qué papel tuvo su madre como consejera?

Meri:—Me apoyé tanto en mamá como en papá. Cuando sentía algo que era necesario hablarlo, los busca- ba. Me aconsejaron, hablamos mu- cho. Ellos quieren muchísimo a mi ex.

Mariana:—Al día de hoy nos en- contramos y nos abrazamos. Yo lo adoro.

—¿Dónde van a pasar las fiestas?

—Navidad en El Pinar, que es un lugar de encuentro con el resto de la familia; y Año Nuevo en Cabo Polonio con todos nuestros primos.

—¿Qué metas tiene para el próximo año?

—Para el 2019 quiero seguir cruzan- do fronteras con la banda, y a nivel familiar quiero hacer un viaje todos juntos para festejar que papá cumple 60.

Esta nota fue publicada en Caras Uruguay, en diciembre de 2018.

 

Fotos: Pablo Kreimbuhl.

Texto: Victoria Rapetti.

Agradecimientos:Maquillaje: Consi Nicola @consinicolamakeup; Peinado: Las Escardó; Ropa: Caro Criado; Locación: Hotel Le Bibló.

 

 

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *