CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

El reconocido chef uruguayo Ignacio Mattos conversó con CARAS Uruguay - Fotos: Graydon Pictures y Álbum personal Ignacio Mattos.
10/12/2018

Ignacio Mattos: «Mi gastronomía expresa emociones»

** Por María Noel Álvarez –  Vivió su infancia en Santa Lucía, en el departamento de Canelones, en Uruguay, pero siempre supo que su destino no iba a estar allí. “Crecí allá, soy agradecido, pero nunca encajé demasiado. Hoy vivo en Nueva York, ciudad cosmopolita y con mucha gente de paso, pero al mismo tiempo […]

**

Por María Noel Álvarez – 

Vivió su infancia en Santa Lucía, en el departamento de Canelones, en Uruguay, pero siempre supo que su destino no iba a estar allí. “Crecí allá, soy agradecido, pero nunca encajé demasiado. Hoy vivo en Nueva York, ciudad cosmopolita y con mucha gente de paso, pero al mismo tiempo hay una comunidad y es todo bastante chico aunque parezca difícil de creer”, cuenta el chef Ignacio Mattos (36) a CARAS Uruguay.

Su nombre comenzó a sonar a nivel mundial cuando en 2014, su restaurante Estela fue seleccionado entre “Los 10 Mejores de Nueva York”, según The New York Times, y el tercer mejor restaurante de 2014 según Bon Appétit. Por si fuera poco, en el 2017 fue galardonado por la revista Esquire como “Chef del Año”, y sus platos son elogiados por paladares exigentes de la talla de Barack y Michelle Obama, y Bill y Hillary Clinton, entre otros.

Dicen que su abuela materna Ercilia ha sido una gran referente en materia de gastronomía. ¿Qué aprendió de su cocina y recetas?

—La comida con la que crecí tiene sin duda la base y fundamento de lo que hago, pero también los viajes, los lugares y las personas que han sido par te de todo este proceso la han influenciado. La base de mis platos tiene siempre algo cálido y y reconfortante ante todo, y eso es lo que mi abuela siempre me dio.

Fotos: Graydon Pictures y Álbum personal Ignacio Mattos.

Su restaurante «Estela» fue seleccionado en el 2014 entre los 10 mejores de Nueva York, en el 2017 fue nombrado como Chef del Año y las publicaciones más destacadas del mundo lo elogian constantemente. ¿Cómo se logra eso con el nivel y la oferta gastronómica que hay en esa ciudad? ¿Es consciente de lo que ha logrado?

—Para lograr el éxito se necesita foco y dedicación. Ese es el secreto, pero no todo el mundo está dispuesto a hacerlo. En cuanto a logros, sí soy consciente, pero no fueron los que me han motivado. Si bien es lindo saber que hay un reconocimiento, aún hay mucho por hacer. Pero como dicen: “I f you make it in New York, you can make it anywhere” (“Si lo haces en Nueva York, lo puedes hacer en cualquier lugar”).

¿Cómo hace para no marearse con el éxito y los premios y para no estresarse también con la presión que ellos implica n? ¿Hay alguna persona o actividad que lo ayude en esos casos?

—Hay muchas personas a las que admiro, puede ser desde un doctor, un skateboarder, un músico, actor, empresario, etc. Cuando hay determinación, dedicación y foco, para mí es la mayor forma de amor. La presión uno se la inventa, sí la hay, no te voy a mentir, pero todo cambia cuando uno hace lo que realmente le gusta. Siempre tratando de mejorar, cada plato, el día a día, humildemente haciendo y dando todo lo que uno tiene.

Tanto la familia Obama como Hillary Clinton eligieron su restaurante. ¿Qué nos puede contar de esas visitas?

—Los Obama vinieron de sorpresa, los Clinton ya sabíamos a través de una amiga que organizó todo. Siempre es a través de amigos, de boca en boca, y esa es la clave del éxito. Es un trabajo diario, y es por lo que nos valoran. Fueron todas experiencias íntimas, para mí es muy importante que cada uno tenga su lugar y la pasen bien. Es de un gran honor haberlos recibido. Los nervios son los mismos que se viven a diario, pero sin dudas fueron todas experiencias memorables.

Fotos: Graydon Pictures y Álbum personal Ignacio Mattos.

Fotos: Graydon Pictures y Álbum personal Ignacio Mattos.

¿Qué es lo que más lo apasiona de la gastronomía?

—Lo compleja y simple que es, la posibilidad de comunicar emociones y sentimientos a través de ella. Hay historias a través de ella, pero lo más importante es la experiencia sensorial.

¿Cuál es el plato que más recomienda? ¿Hay alguno de raíces “uruguayas”?

—Depende el día y el restaurante ya que son tres ahora: Estela, Café Altro Paradiso y Flora Bar y Flora Coffee, cada uno tiene gustos distintos. Hay sí de “raíces” como la pascualina, una milanesa de pollo y un ragú o tuco, platos con los que me crié y son de mis favoritos.

¿Cómo está formada su familia?

—Mi familia es mi hijo Paco, de siete años, que vive en Brasil con la mamá. Yo soy soltero, mi familia es mi socio y hermano Thomas Carter y varios más. Mi familia está en Uruguay, pero después de tanto tiempo afuera, también está “la otra familia”, la que uno descubre y elige o se encuentra.

¿Es de cocinar en su casa?

—En casa no cocino tanto como me gustaría. Si bien me gusta mucho hacerlo, hay que encontrar el tiempo. Y al final de cuentas, termino yendo a los restaurantes (risas).

**Esta nota fue publicada en la Edición Abril 2018 de CARAS Uruguay.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *