CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Instagram

Lucía Brocal posa junto a sus hijos Felipe y Juan, y su marido Pablo para CARAS Uruguay.
31/03/2018

Lucía Brocal presentó a su segundo hijo: «Me fascina ser mamá de varones»

A poco de volver a ser mamá, la comunicadora posó en exclusiva para CARAS Uruguay en Rocha, junto a su marido, Pablo, y sus hijos, Felipe y Juan. Segura de que su familia es lo más importante en su vida, Lucía dijo que ser mamá es una conexión maravillosa y un amor único.

Siempre que puede hacer una escapada, la familia Zanocchi-Brocal elige Rocha, y en particular, La Paloma, un lugar que conjuga la paz y la conexión con la naturaleza, así como la adrenalina del mar y las olas donde Pablo (37), marido de Lucía (31), despunta su vicio por el surf.

A casi dos meses de haber sido mamá de Juan, la comunicadora presentó en exclusiva a su segundo hijo, quien nació por cesárea el 26 de diciembre de 2017, pesando 3, 880 kilos. Según cuenta, Felipe (5) está fascinado con la llegada de su hermanito, y entre los cuatro disfrutan al máximo de esta nueva aventura familiar.

Acaba de cumplir 31 años y la recibió reestrenando rol de mamá. ¿Se podría decir que ahora está más canchera?

—Definitivamente sí. El segundo hijo te agarra con otra seguridad que te hace estar más tranquila y firme. No hay tantos miedos, una ya sabe cómo resolver ciertos temas, y eso lo hace más disfrutable en cierto punto. Además de la experiencia del anterior, están esos 5 años más de vida que también influyen. A los 25 años no es lo mismo que a los 31 sin ninguna duda.

¿Cómo vivió este segundo embarazo?

—Lo viví con mucha felicidad, fue una segunda oportunidad que me dio la vida, y traté de disfrutarlo al máximo. Fue una experiencia totalmente diferente con Felipe como hermano esperando la llegada del nuevo integrante.

¿Cuál fue la reacción de Felipe al enterarse que iba a tener un hermanito y cómo es hoy la relación entre ellos?

—Felipe quería tener un hermano, así que reaccionó con mucha naturalidad y, al otro día, fue y lo contó orgulloso en el jardín a todos sus amigos. Fue sumamente tierno conmigo y con la panza durante todo el embarazo. Hoy me llena de amor verlos, pensar en la vida que llevarán juntos y en esos lazos de hermanos tan importantes.

Está rodeada de hombres en su casa, ¿a qué tuvo que acostumbrarse o aprender de ellos?

—La verdad me siento como pez en el agua. Tengo tres hermanos hombres así que sé cómo manejarme y me encanta. Siempre me imaginé con hijos varones y me fascina.

¿Piensan buscar la nena en un futuro?

—Por ahora preferimos vivir y disfrutar de este hermoso presente. Luego, se verá

Como amante de la moda que es, ¿se preocupa por el look de sus hijos?

—Preocuparme no, me gusta que estén lindos y una tiene su estilo, pero lo vivo con calma.

¿Cómo es hoy la relación con su cuerpo con los cambios que implica la maternidad? ¿Tiene algún método para recuperar su figura?

—Es una etapa de máxima conexión con el cuerpo, de muchos cambios. La relación es de entendimiento que ahora es momento de dar vida y alimento, y que el tiempo vuelve a poner cada cosa en su lugar. ¡O casi todo! (risas). Hablando en serio, no me estreso demasiado ni hago nada, estoy relajada.

¿Cómo es como mamá y cómo es Pablo como papá? ¿En qué tareas se da más maña cada uno?

—Es difícil decir cómo es uno. Trato de dar amor y educar desde el afecto. Pablo es un gran padre, un todo terreno, en muchísimas cosas mil veces mejor que yo. ¡Somos un gran equipo! Creo esa es la única receta.

Además de seguir con “Desayunos informales” y “Telemundo”, en setiembre debuta como actriz junto al “Puma” Goity en “Casados sin hijos”. ¿Cómo vive esa experiencia?

—Sigo con «Desayunos Informales» y «Telemundo», dos lugares donde me siento muy cómoda y feliz. Y lo de la actuación es una cuenta pendiente que se materializa gracias a la insistencia y confianza de Diego Sorondo que me invitó a participar. Estoy súper entusiasmada y feliz.

¿Cuál es hoy su ideal de felicidad y qué lugar ocupa la familia en su vida?

—Mi familia es lo más importante, mi equipo, mi sostén, mi orgullo. Y la felicidad para mí es estar todos bien, sanos, trabajar de lo que amamos y ver crecer a nuestros hijos.

En pocas palabras, ¿qué es lo más emocionante de ser mamá?

—La vida, la creación, la naturaleza en su máxima expresión. La conexión que se genera y ese amor que es único.

**Esta nota fue publicada en la edición Febrero de CARAS Uruguay.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *