CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

17/06/2015

Televisión

“Ser mamá es mágico”, Adriana Da Silva junto a sus hijas

La comunicadora y actriz, Adriana Da Silva que debutó hace pocos días con la obra de teatro “Doña Flor y sus dos maridos”, se hizo un tiempo en su agitada agenda laboral, y muy entusiasta realizó para CARAS una divertida producción de fotos junto a sus dos hijas Julieta y Clarita. Adriana contó que siempre […]

La comunicadora y actriz, Adriana Da Silva que debutó hace pocos días con la obra de teatro “Doña Flor y sus dos maridos”, se hizo un tiempo en su agitada agenda laboral, y muy entusiasta realizó para CARAS una divertida producción de fotos junto a sus dos hijas Julieta y Clarita. Adriana contó que siempre soñó con ser mamá, aseguró que ésta muy presente en el día a día de sus hijas y confesó que, desde hace un tiempo, está separada del papá de sus hijas, el director de teatro y comunicador, Álvaro Ahunchain. — ¿Cómo te describirías como mamá? —Siempre fui una mamá muy presente. Pero en estos últimos meses se ha reforzado mucho mi presencia con ellas, ya que me separé de su papá. Si bien, él colabora muchísimo conmigo, no es lo mismo que tenerlo todos los días. Soy una madre a tiempo completo, trato de estar presente porque los niños necesitan mucho de la mamá. Sé que para ellas llevarlas y traerlas a la escuela es una alegría extra. Hace muchos años, yo las mandaba al colegio en camioneta hasta que un día detecté la alegría que les daba que yo las fuera a buscar. Desde entonces decidí tener ese tiempo limitado para ellas. Todas mis actividades tienen que ver con la posibilidad de hacer algo, pero siempre y cuando pueda llevarlas y traerlas. — ¿Qué es lo más maravilloso de ser madre? —Primero ver que son como dos gotitas tuyas. Dos caritas que tienen algún rasgo tuyo, pero que además forman parte de una historia grande y larga que comenzó con mi madre, y sigue conmigo. Cada una de ellas se parece a alguien de la familia que me hace acordar, tanto a mi mamá como a mi abuela. Ser mamá es algo mágico. Yo siempre quise ser madre, hubo un punto en mi vida que me estaba quedando bastante grande y que no llegaban mis hijas, y esa fue mi prioridad. Después de sus nacimientos me desestresé de muchas cosas extras. Ser madre era lo más importante.

Archivado en:
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *