CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

07/01/2014

Televisión

Ana Laura Morales volvió maravillada con Jordania

Es una gran amante de los viajes y, cada vez que su trabajo se lo permite, se escapa a algún destino del mundo para disfrutar de unos días de vacaciones. Ana Laura Morales disfruta de la experiencia de viajar y de conocer nuevos destinos, y en esta oportunidad se tomó quince días en los que […]

Es una gran amante de los viajes y, cada vez que su trabajo se lo permite, se escapa a algún destino del mundo para disfrutar de unos días de vacaciones. Ana Laura Morales disfruta de la experiencia de viajar y de conocer nuevos destinos, y en esta oportunidad se tomó quince días en los que visitó Turquía, Reino de Jordania, Israel y Grecia. Pero no todo fue relax para la bella comunicadora, ya que también cubrió el partido de Uruguay contra Jordania por el repechaje al Mundial de Brasil 2014. “Realicé algunos móviles para “Hola Vecinos” de Canal 10, radio Universal, y también me llamaban para el programa de papá, “La mañana con Víctor Hugo”, en radio Continental. Después del partido, sí me dediqué a disfrutar de mis vacaciones”, contó a CARAS radiante. La comunicadora confesó que la rutina del viaje era levantarse muy temprano y comenzar a recorrer los lugares planificados, aunque según aseguró “nunca me alcanzaba el tiempo, siempre quiero recorrer más de lo que puedo”. Al recordar sobre lo que más le gustó, Morales dijo: “Cada país tiene su magia, cultura, formas de ser, pensar, pero la ciudad perdida de Petra en Jordania es una de las maravillas del mundo, es realmente impactante la geografía, el suelo, los colores naturales. También quedé maravillada con Grecia y sus islas, es un lugar increíble para quedarse a vivir”. Sin dudas que una de las experiencias más movilizadoras fue cuando recorrió montada en burro, Petra, el importante enclave arqueológico de Jordania. “Recorrimos en burro hasta llegar a la puerta perdida de la ciudad a lo alto, el entorno con los Beduinos –quienes viven en el desierto- es una experiencia completamente diferente a los que estamos acostumbrados los latinos. Pero lo que más me gustó y emocionó fue Jerusalén, el santuario religioso del Cristianismo, el Santo Sepulcro, es divino. En él hicimos bendiciones con un padre Franciscano, ese fue un momento inolvidable para mí”, recordó encantada.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *