CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

12/12/2013

Celebridades

“Seguir con el Stud de mi padre es una satisfacción”, Patricia Damiani continua con el legado familiar

Es indudable el amor que sentía por su padre. Y en cada paso que da, intenta que él esté siempre presente y sintiéndose orgulloso de sus decisiones. Por tal motivo, cuando el contador José Pedro Damiani falleció, su hija, Patricia Damiani, quiso seguir adelante con el Stud Sporting Club, que él fundó con tanto cariño […]

Es indudable el amor que sentía por su padre. Y en cada paso que da, intenta que él esté
siempre presente y sintiéndose orgulloso de sus decisiones. Por tal motivo, cuando el contador José Pedro Damiani falleció, su hija, Patricia Damiani, quiso seguir adelante
con el Stud Sporting Club, que él fundó con tanto cariño hace 60 años, que tantas alegrías le dio a su familia, y que a ella tanto la marcó de niña. Hoy, al frente de este proyecto, además de dirigir su campo, la exitosa empresaria quiere seguir el ejemplo de su padre, y contagiar a sus hijos, Constantino, Priscila y Stefanía, además de sus nietos, Guillermina, Isidoro, Juan Patricio y otra beba que viene en camino, de la pasión por los caballos. –¿Qué recuerdos tiene de su niñez y del Stud de su padre? –Mi niñez fue siempre en el Hipódromo. En la época en que era el Jockey Club, íbamos con mi familia todos los sábados y domingos. Recuerdo a papá con los caballos, nosotros en el salón de té, jugando, juntando boletos. También en esa época había terrones de azúcar, y nosotros los juntábamos para darles a los caballos. –El Stud Sporting Club es el más antiguo de todos, y cuando falleció su papá, usted se encargó de continuar con él… –Sí, mi papá lo fundó y este año se cumplen 60 años, está ubicado muy cerca del Hipódromo, y realmente desde niña le tengo un gran amor y respeto a los caballos. Papá tuvo una muy buena trayectoria en premios, fue el único triple coronado, es decir, que ganó los tres principales premios de Maroñas, y eso fue un gran logro para la familia, era como ganar en fútbol la Copa América. Y cuando papá falleció, todo el mundo pensó
que el stud se terminaba, y yo dije que de ninguna manera, que yo lo iba a seguir. Mi hermana Magela fue la veterinaria del stud hasta hace un año que decidió dedicarse a la docencia, y entre las dos nos pusimos este proyecto al hombro. Y si bien mantuve algunos secretitos que me enseñó mi padre como dejar las telarañas dentro de los boxes, innové
poniendo corrales para mejorar el bienestar animal, para que tuvieran contacto con el verde de la zona y con el sol.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *