CARAS

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

28/11/2013

Celebridades

“Mía está súper ansiosa de conocer a su hermano”

Previo al nacimiento de un hijo, realizar un baby shower se ha convertido en un clásico. Y Claudia Fernández no quiso perderse de reunirse con familiares y amigas –sólo mujeres- en su hermoso apartamento de Malvín, como “previa” a la llegada de su segundo hijo, Renzo, que nacerá en diciembre.Como buena anfitriona, Claudia se encargó […]

Previo al nacimiento de un hijo, realizar un baby shower se ha convertido en un clásico. Y Claudia Fernández no quiso perderse de reunirse con familiares y amigas –sólo mujeres- en su hermoso apartamento de Malvín, como “previa” a la llegada de su segundo hijo,
Renzo, que nacerá en diciembre.Como buena anfitriona, Claudia se encargó de instalar en su balcón con vista al mar livings, además de las barras de Cocktail Party, donde agasajó a sus amigas con deliciosos tragos. En el interior de su hogar, instaló una gran mesa con una tierna torta realizada por Laura Fuentes, que completó con riquísimos cupcakes; mientras que su hermana Mariana, se encargó de la decoración y los souvenirs.
“Le mandé una idea de cómo queríamos la torta, que fue elegida por Mía, así que todas estuvimos involucradas de alguna manera. Mía no deja de besarme la panza todo el tiempo y me pregunta cuándo lo “saco” porque dice que está ansiosa”, contó entre risas la conductora de “Más Cerca”. Cerca de las 17 horas comenzaron a llegar las invitadas, quienes felicitaron a Claudia por todos los detalles de la fiesta. Mía estuvo siempre pendiente de acompañar a su mamá, se sacó fotos junto a ella, su tía y sus primas, Agustina y Manuela, y mostró a todos el hermoso catre que le mandaron de regalo a su mamá para su hermanito. Finalmente, y para sorpresa de Claudia, llegaron los chicos de Diversalma, contratados por su hermana, para animar a las presentes con divertidos juegos. Entre risas, gritos y muchas fotos, la conductora de canal 10 tuvo que realizar varias pruebas, como cambiar un pañal con los ojos vendados, o darle de comer a otra amiga como si fuera un bebé. Luego, llegó el turno de abrir los regalos que sus amigas le llevaron, y adivinar quién le había regalado cada uno de ellos. “Viví súper feliz porque estaban casi todas mis amigas, algunas se conocían entre sí, otras no, pero se dio un grupo con muy buena onda entre todas. Mía abrió los regalos junto conmigo. Y ahora que la panza creció entiende que está por llegar el hermano. Me parece súper lindo que el día de mañana pueda mostrarle a Renzo las fotos de este día para que sepa cómo lo
esperábamos.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *